El pasado 18 de marzo se conmemoró el sesquicentenario (150º aniversario) de la instauración de la Comuna de París, Michael Roberts en su blog nos recuerda una de las lecciones más importantes de ese periodo histórico.

Autor: Michael Roberts
Traducción: Diana Cardo

Hoy es el 150 aniversario del inicio de la Comuna de París. La Comuna (Consejo) se formó como resultado de lo que debería considerarse el primer levantamiento y revolución liderada por la clase trabajadora en la historia. Esta nueva clase fue el producto de la revolución industrial en el modo de producción capitalista de la que Marx y Engels hablaron por primera vez de manera más prominente en el Manifiesto del Partido Comunista publicado en marzo de 1848.

Antes de la Comuna de París, las revoluciones en Europa y América del Norte habían sido para derrocar a los monarcas feudales y, finalmente, colocar a la clase capitalista en el poder político. Si bien el socialismo como idea y objetivo ya estaba ganando credibilidad entre la intelectualidad radical, fueron Marx y Engels quienes primero identificaron como agente del cambio revolucionario hacia el socialismo a la clase trabajadora, es decir, a aquellos que no poseían ningún medio de producción excepto su fuerza de trabajo.

La Comuna de París se hizo realidad como resultado inmediato de la guerra franco-prusiana. Esa guerra había sido lanzada por Luis Bonaparte, sobrino de Napoleón, que había tomado el poder en un golpe de estado tras la derrota de la revolución de 1848. Gobernó de manera autoritaria Francia durante las siguientes dos décadas. Esas décadas fueron de un auge económico excepcional para el capitalismo en Europa y América. Las recesiones económicas fueron pocas y espaciadas (1859 y 1864), y relativamente leves. De hecho, la rentabilidad subió a máximos en la década de 1850 (hasta un 11%), pero luego retrocedió un 4% en la década de 1860.

Tasa de retorno de capital en Francia por décadas. Fuente: T Piketty

Francia se transformó de una economía agrícola atrasada a una industrial de rápido crecimiento. Bonaparte lanzó una serie de obras públicas y proyectos de infraestructura diseñados para modernizar las ciudades de Francia. París surgió como un centro financiero internacional a mediados del siglo XIX, solo superado por Londres. Tenía un banco nacional fuerte y numerosos bancos privados agresivos que financiaban proyectos en toda Europa y el Imperio francés en expansión. El Banco de Francia, fundado en 1796, surgió como un poderoso banco central.

Bajo Bonaparte, el gobierno francés coordinó varias instituciones financieras para financiar grandes proyectos, incluido Crédit Mobilier, que se convirtió en una agencia de inversión poderosa y dinámica para grandes proyectos en Francia, incluida una línea de vapor transatlántica, iluminación urbana mediante gas, un periódico y el sistema de metro de París. Francia multiplicó por ocho sus líneas ferroviarias y duplicó su producción de mineral de hierro. La población aumentó un 10% y mucho más en las ciudades que ahora se convirtieron en centros urbanos de la nueva clase trabajadora industrial. En 1855 y nuevamente en 1867 se organizó una exposición mundial en París que rivalizó con la anterior Gran Exposición del poderío industrial británico en 1851. Y Ferdinand de Lesseps organizó la construcción del Canal de Suez.

Pero la política de guerra de Bonaparte y el proyecto de rediseño de París con el arquitecto Haussmann resultaron costosos; La deuda nacional de Francia aumentó considerablemente. Y la industria de Francia se encontró bajo una creciente competencia internacional (es decir, principalmente británica). Entre 1848 y 1870, el déficit del sector público se triplicó. Lo que David Harvey llamó «keynesianismo primitivo» comenzó a perder fuerza. El gobierno recurrió a monetarizar la deuda, al estilo MMT (Teoría monetaria moderna), con la esperanza de que esto continuaría estimulando la inversión y el crecimiento. Marx llamó a esto el «catolicismo» de la base monetaria, convirtiendo el sistema bancario en «el papado de la producción» y abrazó lo que Marx llamó el «protestantismo de la fe y el crédito».

Francia: Tabla de gastos e ingresos estatales años 1848-1870

Se produjeron crisis financieras a medida que el crecimiento de los beneficios comenzó a caer. De hecho, podemos hacernos una idea de los crecientes problemas del boom capitalista francés en el movimiento de los precios y los rendimientos de las acciones. Hubo una caída de los beneficios en la recesión de 1859, y en 1864 y 1868 antes de la calamidad de la guerra franco-prusiana.

Índice de la bolsa de valores de París y tasa de beneficios de las empresas más prominentes, 1854-1873

A medida que la tasa de beneficios cayó durante la década de 1860 desde niveles históricamente altos, el crecimiento anual de estos también disminuyó, habiendo caídas significativas en 1859 y 1864.

La desigualdad entre riqueza e ingresos se disparó, mientras el número de trabajadores se expandía drásticamente. Las tensiones sociales comenzaron a intensificarse. Se podría decir que fue una situación similar a la de mayo de 1968 después de las dos décadas de auge económico bajo el gobierno de la presidencia gaullista, excepto que en 1870, la guerra intervino y se convirtió en el catalizador del surgimiento de la Comuna.

Se podría argumentar que Bonaparte, en su arrogancia, necesitaba una guerra para desviar la lucha de clases en casa y necesitaba restaurar la hegemonía económica de Francia en la Europa continental. Bonaparte pensó que el ejército francés era superior al de la Prusia de Bismarck. Pero subestimó gravemente el poder económico y militar alemán. Los franceses fueron rápidamente derrotados y humillados. Bonaparte fue capturado, abdicó y huyó. El gobierno republicano burgués intentó seguir luchando pero finalmente negoció un terrible acuerdo de paz mientras el ejército prusiano asediaba a la población hambrienta de París. Fue entonces cuando surgió la Comuna de París, un consejo de delegados obreros de los distritos, para tomar el poder político teniendo en cuenta los intereses de la población.

Este artículo no puede cubrir todos los eventos y temas que sucedieron en los cortos 72 días que la clase trabajadora de París gobernó a través de sus propias estructuras democráticas mientras el gobierno burgués huyó a Versalles e instó a los prusianos a aplastar la Comuna. La Comuna no sobrevivió mucho. Permaneció ampliamente aislada dentro de Francia y finalmente fue reprimida sangrientamente por las fuerzas del gobierno de Versalles.

Los mejores relatos de la Comuna de París son el del comunero Lissagaray, la Historia de la Comuna de París, traducida por Eleanor Marx y publicada en 1876. y por supuesto La Guerra Civil en Francia, el propio relato de Marx escrito justo después de que la Comuna fuera aplastada.

Y el marxista belga Eric Toussaint ha dado un excelente relato moderno de las maquinaciones económicas del Banque de France y la Comuna.

Entonces, en este breve artículo, solo ofreceré algunas observaciones sobre las políticas económicas de la Comuna. El más importante fue el fracaso a la hora de hacerse cargo de las palancas financieras del capital, en particular, la Banque de France. Diez años después del aplastamiento de la Comuna, Marx argumentó que la Comuna podría haber sobrevivido si la Banque de France hubiera sido tomada. “Además de ser simplemente el levantamiento de un pueblo en circunstancias excepcionales, la mayoría de la Comuna no era socialista ni podía serlo. Sin embargo, con un poco de sentido común, podría haber obtenido de Versalles un compromiso favorable a toda la masa del pueblo, el único objetivo alcanzable en ese momento ”.

Entrevista a Karl Marx sobre los acontecimientos en París en un periódico de la época-

De hecho, el mayor temor que tenía el gobierno de Versalles sobre la Comuna era la pérdida de los fondos del Banco. Lissagaray señala: “Todas las insurrecciones serias comenzaron tomando el centro neurálgico del enemigo, la caja registradora. La Comuna es la única que se negó. Se quedó sin saber que hacer con el dinero que tenía la alta burguesía”.

Y Engels en su introducción a la reedición de La Guerra Civil en Francia de 1891: “[se] descuidaron muchas cosas que, según nuestra concepción actual, debería haber hecho la Comuna. El más difícil de captar es sin duda el santo respeto con el que uno se detuvo frente a las puertas del Banco de France. Además, fue un grave error político. El Banco en manos de la Comuna valía más de diez mil rehenes. Esto hubiera significado que toda la burguesía francesa hubiese presionado al gobierno de Versalles para que hiciera las paces con la Comuna”.

El Banco de Francia

¿Por qué los líderes de la Comuna no se hicieron cargo del Banco? Bueno, la mayoría de los delegados de la Comuna no eran socialistas, sino demócratas republicanos. El ala socialista era minoritaria. Y dentro de esa minoría socialista, los marxistas eran una minoría aún menor. La mayoría de los socialistas eran proudhonianos. Pensaban que el socialismo provenía del control monetario, es decir, mediante el uso del crédito. El hombre encargado de las finanzas de la Comuna, Charles Beslay, amigo de Proudhon, tenía una fe ciega en la banca y las finanzas en general. Había sido miembro de la Primera Internacional desde 1866 y tenía una gran influencia en la Comuna. Beslay tenía experiencia como capitalista, ya que había sido propietario de un taller que empleaba a 200 empleados.

Charles Beslay

El vicegobernador monárquico del Banco, De Ploeuc, comentó: “El señor Beslay es uno de esos hombres cuya imaginación está desequilibrada y que se deleita con la utopía; sueña con reconciliar todos los antagonismos que hay en la sociedad, los patrones y los trabajadores, los amos y los sirvientes ”. Beslay confirmó su proudhonismo en acción: “Un banco debe verse desde un doble aspecto; si se nos presenta bajo su lado material por su dinero en efectivo y sus billetes, también lo impone un lado moral que es la confianza. Quite la confianza y el billete es solo una asignación «. Beslay atacó a los marxistas: “El sistema de la Comuna y el mío se traducen en esta palabra sagrada: ‘respeto por la propiedad, hasta su transformación’. El sistema del ciudadano Lissagaray da como resultado esta palabra repulsiva: expoliación ”.

Además, los mecanismos financieros son demasiado complicados para que los entiendan los ciudadanos de a pie, o incluso los políticos, por lo que deberían reservarse para especialistas o incluso expertos. La actitud del principal líder de la Comuna, Rigault, fue que “las cuestiones comerciales, crediticias, financieras, bancarias […] necesitaban la ayuda de hombres especiales, que sólo se encontraban en un número muy reducido. en el Municipio. […] Además, los asuntos financieros […] no se ven […] como los problemas esenciales del momento. En el futuro inmediato, lo único que importa es que entre el dinero «.

En lugar de destituir al gobernador del Banco, Rouland, muy asustado, y tomar el control de los enormes fondos que tenía el banco, Beslay permitió que Rouland permaneciera en su lugar y simplemente pidió fondos suficientes para pagar a los Guardias Nacionales que defendían París. Rouland amablemente permitió que Beslay se uniera a la junta del banco como «delegado de la Comuna», donde Beslay actuó para asegurar su independencia del control y las demandas de la Comuna.

El Gobernador del Banco de Francia Ms. Rouland

En lugar de querer tomar el control, Beslay hizo todo lo posible para mantener la integridad de la Banco de Francia y garantizar su independencia. El resultado fue que durante los setenta y dos días de su existencia, la Comuna recibió apenas 16,7 millones de francos para sus necesidades: los 9,4 millones de activos que la Comuna ya tenía en cuenta y los 7,3 millones prestados por el Banco. Al mismo tiempo, ¡el Banco envió al gobierno de Versalles 315 millones de francos desde su red de 74 sucursales!

El dinero que consiguió la Comuna se utilizó en general para un buen uso. Alrededor del 80% se fue a la defensa de París, pero también se distribuyeron ingresos a las zonas más pobres de la ciudad. La Comuna introdujo un sistema tributario progresivo, reduciendo el impuesto municipal para los más pobres en un 50% e introduciendo impuestos comerciales más altos. Los propietarios se vieron obligados a reembolsar los últimos nueve meses de alquileres y los alquileres se suspendieron. Había una moratoria sobre todas las deudas, que ahora podían reembolsarse en tres años sin intereses.

Pero el fracaso en hacerse cargo del Banco fue el talón de Aquiles del progreso de la Comuna. Y la junta de Banco lo sabía. Estaban aterrorizados de que hubiera una “ocupación del Banco por parte del Comité Central, que puede instalar allí un Gobierno de su elección, producir billetes sin medida ni límite y así traer la ruina del establecimiento y del país”. Y otro miembro de la junta industrial afirmó que “el Consejo no puede […] exponer al Banco al despido. El mal sería irremediable y la destrucción de los valores de la billetera y el invernadero de los depósitos constituiría una calamidad terrible, porque es una gran parte de la fortuna pública.

Si se hubiera tomado el Banco, Versalles no habría tenido fondos para derrotar a la Comuna, ya que tenía una cartera de montos extendidos a 899 millones de francos y 120 millones de francos en valores depositados como garantía de anticipos y 900 millones de francos en valores en depósito. En vez de eso, Beslay siguió las instrucciones del gobernador y permitió que el Banco enviara dinero a Versalles mientras que el vicegobernador dió la orden de que todos los títulos se guardaran en el sótano y que se bloqueara la escalera de acceso”.

Dos años después de la derrota de la Comuna, Beslay resumió lo que hizo en una carta que mandó al perídoco de derechas Le Figaro, publicado el 13 de marzo de 1873: “Fui al Banco con la intención de protegerlo de la cualquier forma de violencia del exacerbado partido de la Comuna, y estoy convencido que lo mantuve para mi país ya que era nuestro último recurso financiero”. La Comuna fue aplastada en mayo de 1871 con cerca de 20.000 comuneros asesinados, 38.000 arrestados y más de 7.000 deportados. A Beslay se le liberó y se traslado a Suiza.

45 años después otra revolución nació al calor de un guerra y fue vencida la clase dominante. Lenin recordó esta lección de la derrota de la Comuna de Paris: “Los bancos, tal y como sabemos, son los centros de la vida económica moderna, los centros nerviosos principales de todo el sistema capitalista. Hablar de ‘regular la vida económica’ y evitar el tema de la nacionalización de los bancos significa mostrar la más profunda ignorancia o engañar a la ‘gente normal’ con palabras hermosas y promesas grandilocuentes con la intención deliberada de no cumplir dichas promesas”