Jordi Escuer

Las elecciones al Parlamento de Colombia han dado la mayoría a la candidatura del Pacto Histórico. Este 13 de marzo, ha sido la primera vez, en toda la historia de Colombia, que una fuerza de izquierdas logra ser la más votada1. Para comprender la situación política colombiana y las implicaciones recomendamos el seguimiento que se ha ido recogiendo en las páginas de Mundo Obrero.

Así se puede entender el sistema político que, hasta ahora, estaba dominado por el bipartidismo liberal-conservador2, y que, por primera vez, lo rompe una fuerza de izquierdas, tal y como explica Jaime Cedano Roldán, militante comunista y superviviente del genocidio contra la Unión Patriótica.

¿Qué es el Pacto Histórico? Un “movimiento de amplia convergencia —escribe Jaime— que agrupa a varios partidos de izquierda, centro-izquierda, movimientos ecologistas, culturales, indígenas, campesinos, bases muy importantes del partido liberal, muchos movimientos sociales y hasta un grupo religioso evangelista. La figura más visible del Pacto Histórico es Gustavo Petro, quien con toda seguridad será el ganador de la consulta para ser el candidato presidencial, junto a otras cuatro aspiraciones en las que se destacan las de la lideresa afrocolombiana Francia Márquez y Camilo Romero, ex gobernador del departamento de Nariño”3.

El compañero reflexiona en otro artículo, escrito tras el resultado electoral, sobre la trascendencia de este resultado y los obstáculos que enfrentaba: “La victoria del Pacto Histórico es una noticia muy importante para todo el espectro de las izquierdas y movimientos progresistas del mundo en el marco de las disputas dentro del mapa político latinoamericano, y por los inmensos riesgos que significa en Colombia ser opositor a los poderes oligárquicos, activista social, sindical o defender los derechos humanos, el agua o los territorios, y en el marco de un sistema electoral que en ejercicio exhibe sin pudor un carnaval de dineros, prebendas, fraudes y ventajismos que se mueven con mucha denuncia y poco o ningún control.”4

Conviene recordar que sólo hasta el pasado mes de agosto, había más de 200 personas asesinados líderes sociales y activistas por la represión, muchos de ellos jóvenes, algunos niños5.

«Los resultados electorales hunden sus raíces, como dice Jaime Cedano, en la enorme movilización que ha vivido Colombia y esta es la expresión del hartazgo por unas condiciones sociales insoportables.»

Jaime continua señalando el papel de las movilizaciones en estos resultados: “Como el triunfo de Gabriel Boric en Chile, esta victoria del Pacto Histórico es resultado, entre otras cosas, de la movilización continua en las calles. En Colombia, el Paro Nacional ha sido un pistoletazo de nueva salida a la indignación popular y juvenil contra la violencia oficial, la desidia, el abandono y la corrupción.”6

Ahora, se abre el camino hasta mayo para que Gustavo Petro gane las elecciones a la presidencia de la República: “Lo que viene de ahora hasta el 29 de mayo serán días de vértigo y habrá que esperar una campaña por parte de la derecha cargada de desinformación, rumores, falsas acusaciones, montajes judiciales, provocaciones terroristas, amenazas, hostigamientos y mucho dinero”7.

“Pero tendrán enfrente a amplios sectores populares que después de 200 años de vida republicana, de un largo camino de resistencia y luchas, y la memoria de ello en la mochila, han conocido por vez primera lo que es ganarle en unas elecciones nacionales a la oligarquía.”

Los resultados electorales hunden sus raíces, como dice Jaime Cedano, en la enorme movilización que ha vivido Colombia y esta es la expresión del hartazgo por unas condiciones sociales insoportables: “Para entender la dimensión del estallido social —escribía Guadalupe Barahona el pasado mes de junio—, hay que saber que en Colombia casi dos terceras partes de los trabajadores perciben el salario mínimo o menos, mientras el 1% de la población concentra el 40% de la riqueza. Es el segundo país más desigual de América, después de Haití. La pandemia disparó el desempleo, la pobreza y el hambre, además de cebarse con las clases populares: el 69% de los fallecidos por la pandemia pertenecen a los dos estratos de menores ingresos”8.

Y la misma autora proseguía señalando que: “Lo lógico es que las protestas se mantengan, con distinta intensidad, hasta encontrar un cauce político que permita pasar a la propuesta y que haga posible un cambio de rumbo a partir de nuevas mayorías. (…) Desde el asesinato del candidato liberal Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948, las élites que concentran el poder en Colombia han desencadenado olas de violencia sistemática para relegar a un segundo plano las reivindicaciones sociales, ahogando en sangre la protesta. El futuro de Colombia no está escrito. Y el pueblo colombiano, a pesar de la desigualdad de las fuerzas, está ganando batallas imposibles, en un despliegue deslumbrante de dignidad, creatividad, firmeza y conciencia colectiva, alentado por la victoria histórica del pueblo de Chile”9.

Pues bien, el movimiento en Colombia ha dado un nuevo paso adelante, del que podemos y debemos aprender la izquierda, también aquí. Y se enfrenta no solo al reto de lograr la mayoría en las instituciones, sino de cambiar la sociedad y a las propias instituciones, que uno de los más destacados luchadores por los derechos humanos caracterizaba así en una entrevista en MO: “Las dos vías que la legalidad actual nos da para un cambio de estructuras que necesita Colombia, que son el aparato electoral y el parlamento, están completamente putrefactas”10.

Notas

1 Mayoría histórica de la izquierda en las elecciones legislativas de Colombia
https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=13058
En Colombia arrasa la izquierda de Petro
El uribismo ha sido castigado por su represión contra el pueblo y por el incumplimiento de los Acuerdos de Paz
https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=13059

2 Elecciones legislativas en Colombia este 12M: Algunas claves https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=13048

3 Ibídem

4 Colombia, de la resistencia a la alternativa
https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=13060

5 Colombia suma ya 64 masacres este año, con más de 200 personas asesinadas
https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=11660

6 Colombia, de la resistencia a la alternativa
https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=13060

7 Colombia, de la resistencia a la alternativa
https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=13060

8 EL OCASO SANGRIENTO DE DOS DÉCADAS DE URIBISMO
Colombia: la juventud estalla y pone en jaque al neoliberalismo
https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=11312

9 Ibídem

10 Javier Giraldo: ‘La respuesta del Estado colombiano a la protesta social encaja en la denuncia de genocidio’
“Las dos vías que la legalidad actual nos da para un cambio de estructuras que necesita Colombia, que son el aparato electoral y el parlamento, están completamente putrefactas”
https://www.mundoobrero.es/pl.php?id=11605