Levantar alternativas frente a la depredación capitalista

Un año más, se celebró el Encuentro Alberto Arregui. La tercera edición tuvo lugar en Rivas Vaciamadrid este 20 de enero

Escribe Jordi Escuer

Por tercer año consecutivo hemos celebrado un nuevo Encuentro Alberto Arregui, haciendo una de las cosas que más le gustaban a nuestro inolvidable compañero, como recordó Jesús María Pérez en su arranque de la jornada: debatir de ideas.

En los saludos iniciales, tomó la palabra Aida Castillejo, alcaldesa de Rivas Vaciamadrid, que nos trasladó un afectuoso saludo en nombre de la Asamblea de Izquierda Unida de Rivas, y, entre otras ideas, hizo una defensa de la necesidad de formación política algo a lo que contribuyen jornadas con esta.

Ismael González, secretario de organización de Izquierda Unida, acudió en representación de la dirección federal. Tras señalar lo difícil del momento y la necesidad de dar alternativa, nos emplazó a que, el próximo año, el Encuentro se celebrase en la nueva sede federal, que ya estará operativa.

El último saludo corrió a cargo de Enrique Santiago, secretario general del PCE, que subrayó cuánto se echa de menos a Alberto en un momento tan complejo como el que estamos viviendo, con situaciones como el genocidio de Gaza o una incipiente guerra en el Mar Rojo.

El Encuentro tampoco se ha librado de las consecuencias del cambio climático. Después de días con temperaturas por encima de la media, la nevada del viernes 20 de enero, el día previo a la reunión, imposibilitó la asistencia del compañero Pablo Híjar, a cuyo cargo está la parte técnica del Encuentro, con lo que resultó imposible su retransmisión en directo. A pesar de todo, las sesiones fueron grabadas gracias a la inestimable ayuda del compañero Sami Khalaf, y las vamos a ir publicando en la web del Encuentro.

Hilo de la sesión matinal del III Encuentro construido por Diana Cardo

Juventud, la militancia política y el compromiso social

El primer bloque de discusión giró en torno a la juventud, la militancia política y el compromiso social, con cuatro compañeras y compañeros: Sami Khalaf (militante de Al Yudur Juventud Palestina, secretario político de la UJCE en Madrid, Área Interna de la UJCE y militante de Jóvenes IU), Jaime Arregui ((trabajador de hostelería), Rocío Sánchez (maestra, campeona del mundo de kárate e integrante de la Asociación Vecinal de Vicálvaro) y Elena Ollero (militante de Izquierda Unida y UJCE. Secretaria de republicanismo de la UJCE). La compañera de IU Vicálvaro, Fátima Lasala actuó de moderadora.

Sami protagonizó la primera intervención señalando la situación difícil que viven las organizaciones de la izquierda, especialmente desde la perspectiva de la juventud, en una dinámica que está atrapada entre una tendencia institucionalista y reformista, y otra ultraizquierdista. Recordó que, para la mayoría de los jóvenes, el 15M es algo desconocido y lejano, pues ya han pasado 13 años desde su estallido.

Jaime Arregui describió la relación de los acontecimientos políticos con su trayectoria vital: como el auge de primeros del siglo XXI lo alejó y la crisis del 2008 le despertó el interés por las ideas y la lucha política, aunque nunca haya militado. Se preguntaba: ¿Cómo va a atraer a los jóvenes la izquierda?, ¿cómo es posible que una organización como IU, que nació de la lucha contra la OTAN, esté hoy en un gobierno que la apoya?, y ¿estamos hoy más cerca o no del socialismo?

Rocío Sánchez piensa que la juventud se siente derrotada, no cree que la lucha sirva para cambiar las cosas. Tampoco sienten que los de “arriba” los escuchen ni los entiendan, “así que nos conformamos”. También el miedo frena las luchas, y no por falta de motivos (coste de la vivienda, bajos sueldos…). Cree que hacen falta líderes jóvenes que sean un referente.

Elena nos recordó que no es lo mismo política que organizaciones políticas. Que hay jóvenes que sí sienten interés por la primera, pero que no ven atractivo en las segundas. Con los jóvenes no se cuenta nunca, ya desde la educación. Y hay muchas cosas que no se conocen o no se comprenden bien: ¿qué es la OTAN? ¿la República?… Hay una enorme desmovilización.

En la recta final del debate, Jaime afirmaba que nos enfrentamos a algo nuevo: el riesgo real de extinción y eso va a implicar la necesidad de un cambio social, y se preguntaba dónde van a estar los partidos de la izquierda. Rocío insistía en la desconexión con la política que viven los jóvenes, que no ven el modo de participar en ella. Elena cree que hay que superar todos esos obstáculos y que sean los jóvenes “quienes despertemos a la bestia”. Sami planteó cuatro tareas para la izquierda en relación con los jóvenes: definir las propuestas, poner recursos, crear espacios amables de militancia y dar participación efectiva a la juventud.

Los retos de una transición ecosocial justa

En el segundo bloque abordamos los retos de una transición ecosocial justa. Para ello contamos con Jordi Escuer (miembro de la Coordinadora regional de IU Madrid e integrante del equipo de trabajo del Manifiesto por el socialismo), Mariano Pérez (activista ecológico e integrante de la Red de Sostenibilidad de IU Madrid) y Yayo Herrero (antropóloga, ingeniera, educadora social. Profesora, investigadora y activista ecofeminista). También estaba prevista la participación de la compañera Ainhoa Monroy, ambientóloga aragonesa y sindicalista, que no pudo asistir a causa del temporal y que nos hubiera hablado de las consecuencias que están teniendo para el territorio aragonés las grandes explotaciones de energía fotovoltaica y eólica o las macro granjas, entre otras cosas.

Jordi defendió que la crisis ecológica es inseparable de la crisis social, que ya fallecían más personas por el efecto isla de calor que por los accidentes de coche, por ejemplo, en la ciudad de Madrid. En su exposición señaló 4 elementos para recomponer la propuesta y organización de la izquierda transformadora: a) Las ideas de Marx y Engels siguen siendo básicas para conformar una alternativa, b) la izquierda debe dejar de empeñarse en arreglar el sistema capitalista y esforzase en superarlo, c) hay que construir un programa que una las luchas por lo inmediato, también en el ámbito ecológico, a la transformación social superadora del capitalismo y, d) hay que crear un movimiento político y social unitario y democrático, desde abajo, que sea capaz de poner en práctica ese programa.

Mariano abogó por la constitución de Mesas ciudadanas por el cambio climático y una transición ecológica justa, y desarrolló las propuestas posibles en el ámbito municipal en este ámbito. Insistió en la necesidad de servicios públicos fuertes: agua, energía, saneamiento… Y desarrolló propuestas concretas en varios terrenos: la lucha contra la contaminación, el tratamiento de residuos, la movilidad, el modelo energético, el urbanismo, los recursos hídricos… Insistió en que las medidas que se proponen son viables. Por ejemplo, que todas las viviendas fueran pasivas (es decir, que con un buen aislamiento y con uso de energías renovables, no necesiten más energía o, incluso la generen) supondría un incremento de costes entre un 5 y un 10% del precio de la vivienda.

Finalmente, Yayo desarrolló una exposición muy completa y que recomendamos escuchar en la grabación disponible. Partió del hecho de que los seres humanos somos animales que formamos parte del medio natural y dependemos de él para poder vivir. No se produce petróleo o minerales, se extraen y la disponibilidad de estos es limitada. A partir de estas ideas desgranó una serie de argumentos y datos fundamentales para entender la relación entre la sociedad y su base natural. Lo insostenible que es la actual estructura productiva que hace que los alimentos recorran miles de kilómetros antes de llegar a la mesa, por ejemplo. Una de sus ideas centrales es que no se puede enfocar la crisis climática como algo que sólo se puede abordar después de resolver los problemas sociales. Es un planteamiento falso: la solución de ambas cuestiones va unida. Precisamente con otra forma de producir y distribuir los recursos se podría garantizar a todo el mundo una existencia digna (vivienda, sanidad, educación, alimentación saludable, etcétera), cosa que ahora no sucede, dentro de los límites del planeta.

Intervención de Yayo Herrero en el III Encuentro Alberto Arregui

Nos contó también la experiencia sumamente interesante de la labor que se hizo en el Grupo de trabajo de transición ecológica justa en Sumar, que fue diverso y con metodología participativa y cuyos resultados merece la pena leer, aunque no han tenido el reflejo adecuado en el programa final de Sumar.

Nacionalismo y colonialismo en el siglo XXI

Hilo en directo de la sesión de tarde del III Encuentro construido por Diana Cardo

Finalmente, ya por la tarde, abordamos el tercer y último bloque: Nacionalismo y colonialismo en el siglo XXI. Para ello contamos con Henar Moreno (vicepresidenta de la interparlamentaria estatal, coordinadora de la ponencia Paz y libertad para el Sahara en la anterior legislatura, diputada en el Parlamento de La Rioja, abogada y coordinadora de IU La Rioja), Javier Jimeno (trabajador del metal, sindicalista de CCOO y militante de Izquierda Unida de Navarra– Nafarroako Ezker Batua) y Jaldía Abubakra (nacida en Gaza, militante feminista y anticolonialista en IU Madrid, promotora de Masar Badil (Movimiento Ruta Revolucionaria Alternativa Palestina).

Jaldía fue la primera en tomar la palabra. Empezó por recordarnos los antecedentes: Palestina estaba bajo mandado británico desde 1917 y fue el Reino Unido el que permitió y promovió la ocupación de Palestina, en un proceso de colonización que, desde los años 30, consistió en ocupar el territorio y desplazar a la población palestina que allí vivía, con métodos brutales. La represión del pueblo palestino es una constante. Hizo un llamamiento a aprovechar la causa palestina para que, como internacionalistas, se agrupe toda la izquierda en apoyo de esta. Señaló que su lucha no va contra el pueblo de Israel sino contra el sionismo, y defendió “una Palestina en la que todo el mundo esté en pie de igualdad”. Una Palestina libre desde el río hasta el mar, no promesas vacías.
Henar habló de que el principio de autodeterminación se recoge desde 1946 y es un derecho desde 1960, según la ONU, pero no se aplica en la práctica. En el caso del Sahara, la responsable de su aplicación es la antigua potencia colonial, España, pero la realidad es que el actual gobierno incumple el derecho internacional, que obliga a respetar el derecho de autodeterminación, y llega a un acuerdo con el gobierno marroquí que lo conculca. Hace falta un derecho internacional ejecutivo. Eso es claro en el caso palestino también. Si la demanda de Sudáfrica se gana, ojalá, ¿quién va a garantizar su aplicación?

Finalmente, Javier explicó que no existe un cliché general para la aplicación del derecho de autodeterminación. En el caso de Palestina es muy claro que ese derecho no puede resolver por sí solo el problema. ¿Cómo lograr que las personas que viven en Palestina puedan convivir en paz, de forma democrática, en pie de igualdad…? ¿Cómo llegar a eso? En el caso español -subrayó- la Constitución permite ser independentista pero niega el derecho a movilizarse por ello. Sufrimos una especie de “dictadura constitucional”, como vemos en la reacción contra la amnistía, que nos avisa de qué pasaría ante un intento de aplicar una política socialista. Analizó la experiencia de Euskadi y de Catalunya y, finalmente, volviendo a Palestina, señaló que, partiendo de lo que nos une, la liberación del pueblo palestino y acabar con el régimen sionista, debemos poder hablar con libertad de qué políticas nos acercan a esa meta y cuáles nos alejan.

En los tres bloques hubo intervenciones y preguntas de los asistentes, que enriquecieron el debate. En la recta final, nos visitó la compañera Sira Rego, ministra de Juventud e infancia, y vecina de Rivas Vaciamadrid, que se animó a intervenir y darnos sus puntos de vista, así como a dedicar un recuerdo entrañable a Alberto Arregui.

Y terminado el III Encuentro, ya empieza la preparación del IV.

Newsletter

Boletín
Socialista

Toda la información de Manifiesto por el socialismo en tu mail.

¡Regístrate para recibir nuestro boletín socialista!

¡No enviamos spam! Siempre podrás editar o eliminar tu suscripción con un "clic".

Tienda

¡No te lo pierdas!

Archivos

Otro contenido