Michael Roberts
Traducción: Jordi Escuer

«La guerra en Ucrania es como un poderoso terremoto que tendrá efectos en cadena en toda la economía mundial, especialmente en los países pobres». Así describió la directora del FMI, Kristalina Georgieva, el impacto de la guerra en la economía mundial. Nadie puede estar seguro de la magnitud de este terremoto, pero incluso en la visión más optimista, va a dañar significativamente las economías y los medios de vida no sólo de los habitantes de Ucrania y Rusia, sino también del resto de los 7.000 millones de personas a nivel mundial. Y está ocurriendo justo cuando la economía mundial se estaba recuperando, supuestamente, del desplome de la producción, los ingresos y los niveles de vida, sufridos por la caída de la pandemia de COVID en 2020, que fue la contracción mundial más amplia y profunda (aunque relativamente corta) en más de 100 años.

Pero empecemos por la propia Ucrania. Ya hay 3 millones de personas que han huido del país por las bombas y la destrucción de sus hogares, y otros 6 millones han sido desplazados dentro del país. Como en todas las guerras, se han perdido vidas y medios de subsistencia. Desde el punto de vista económico, un informe del personal del FMI, terminado el 7 de marzo, concluyó que el país estaba paralizado. «Con millones de ucranianos huyendo de sus hogares y muchas ciudades bajo bombardeo, la actividad económica ordinaria debe, en gran medida, suspenderse». Luego están los daños físicos. Hace una semana, el asesor económico del presidente ucraniano cifró los daños en 100.000 millones de dólares. La mitad de las exportaciones del país dependen del puerto de Mariupol, que ahora sufre el asedio más salvaje.

La proyección provisional del FMI es que la producción caiga un 10% en 2022, si la guerra no dura mucho. Y eso empieza a parecer optimista, ya que el FMI comenta que «los riesgos de caída son excesivamente altos». Este 10% se compara con un descenso de la producción del 6,6% en 2014, al que siguió un descenso de algo menos del 10% en 2015, durante el anterior conflicto entre Rusia y Ucrania en el este del país. Sin embargo, el FMI advirtió que «los datos sobre la contracción del PIB real en tiempos de guerra (Irak, Líbano, Siria, Yemen) sugieren que la contracción anual de la producción podría ser eventualmente mucho mayor, en el rango de 25-35%.»

Luego está Rusia. La invasión de Putin ha provocado una respuesta sin precedentes en forma de sanciones económicas y de otro tipo contra los amigos y partidarios de Putin, y contra sus bancos e instituciones, llegando incluso a embargar las reservas de divisas del país, y a aumentar los intentos de bloquear o boicotear las exportaciones rusas (incluidos el petróleo y el gas). Impedir que el Banco Central ruso despliegue sus reservas internacionales e imposibilitar que liquide sus activos, forma parte de una guerra económica diseñada para socavar la economía y el esfuerzo bélico de Rusia. El ministro de finanzas francés dijo que «estamos librando una guerra económica y financiera total contra Rusia, Putin y su gobierno.»

La economía rusa no es grande en comparación con las economías del G7. En total, las fuerzas económicas contra Rusia ascienden a un PIB anual de 50 billones de dólares, frente a los escasos 4 billones de Rusia y Bielorrusia.

Y en lo que respecta a la potencia de fuego militar, Rusia es superada ampliamente por los países de la OTAN.

Así pues, una combinación de trastornos económicos, sanciones a los países de la OTAN y una espiral inflacionista, va a llevar a la economía rusa a un precipicio. Las previsiones sobre la contracción de la producción varían. El consenso lo sitúa en una caída del 8% este año.

Sin embargo, el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que estudia detenidamente los flujos e exportación e importación rusos, así como los flujos de capital, es mucho más pesimista y prevé una caída del 15%, algo que no se experimentaba en Rusia desde el colapso de la Unión Soviética en la década de 1990, lo que devolvería a la economía rusa a niveles de hace más de 20 años.

El uso de sanciones económicas contra un país del G20 como Rusia no tiene precedentes. Demuestra el papel que pueden desempeñar las «sanciones» como alternativa a la acción militar contra los gobiernos que no siguen los deseos y dictados del imperialismo en el siglo XXI.

El historiador económico Nicholas Mulder acababa de publicar un libro titulado El arma económica: el surgimiento de las sanciones como herramienta de la guerra moderna. Mulder señala que las sanciones económicas empezaron a ser utilizadas por las potencias imperialistas cuando se creó la Sociedad de Naciones tras la Primera Guerra Mundial. Las principales potencias de la Liga «creían haber dotado a la organización de un nuevo y poderoso tipo de instrumento coercitivo para el mundo moderno». El entonces presidente de EEUU, Woodrow Wilson, describió las sanciones económicas como «algo más tremendo que la guerra», que podía hacer entrar en razón a «una nación del mismo modo que la asfixia elimina del individuo toda inclinación a luchar». No sería necesaria la fuerza. «Es un remedio terrible. No cuesta una vida fuera de la nación boicoteada, pero ejerce una presión sobre esa nación que, a mi juicio, ninguna nación moderna podría resistir.» En ese sentido, las sanciones me recuerdan a los asedios medievales, en los que se sometía a las ciudades por hambre, sin necesidad de acciones militares. Las sanciones económicas fueron una nueva arma del siglo XX, junto con las armas químicas y las bombas nucleares.

Mulder sostiene que las sanciones económicas fueron utilizadas primero por los imperialistas europeos contra los pueblos que vivían fuera del «mundo civilizado». Después, el ascenso de Estados Unidos al poder mundial en el siglo XX vio tanto sanciones negativas (embargos de petróleo) como positivas (Lend-Lease). «Las prácticas sancionadoras de Estados Unidos han sido moldeado por tres factores: su singular dominio militar, la inflexión ideológica de la política de la Guerra Fría y el papel de los mercados financieros estadounidenses en la economía mundial».

John Maynard Keynes consideraba que las sanciones «positivas» eran beneficiosas, es decir, mediante ayudas y subvenciones a los buenos, mientras que se aplicaban prohibiciones, bloqueos y castigos a los malos. Y consideraba que la sanción al sistema financiero era la más poderosa, y eso es lo que ahora se está poniendo en práctica contra Rusia. Por supuesto, cuanto más grande y poderoso sea un país, y cuanto más débil y menos firme sea aplicada por una alianza de países, menor será su impacto.

Pero, ¿qué pasa con el impacto global del conflicto? Aunque Rusia y Ucrania son relativamente pequeñas en términos de producción, son grandes productores y exportadores de productos alimenticios, minerales y energía. Ucrania y Rusia representan conjuntamente más de una cuarta parte del comercio mundial de trigo y una quinta parte de las ventas de maíz. Cuanto más tiempo permanezcan las fuerzas rusas en Ucrania, cuanto más tiempo permanezcan inactivos los tractores y las cosechadoras que recogen las cosechas del país, se pone en peligro la seguridad alimentaria más allá de la región, ha advertido el FMI.

Por ejemplo, Egipto importa el 80% de su trigo de Rusia y Ucrania. Con muchos países de África y Oriente Medio expuestos de forma similar, Europa podría tener pronto otra crisis migratoria entre manos, además de los millones de refugiados ucranianos. También está el papel de Ucrania en el suministro de muchos de los gases raros necesarios en los procesos industriales -como el neón, el criptón y el xenón-, incluida la ya asediada producción de semiconductores.

La energía es la principal vía de contagio para Europa, ya que Rusia es una fuente crítica de importaciones de gas natural. Esto va a afectar a la producción en toda Europa.

El FMI considera que «la prolongación de la agresión rusa a Ucrania, además de las pérdidas humanitarias y económicas, también provocará importantes efectos indirectos en todo el mundo: deterioro de la seguridad alimentaria, aumento del proceso energético y de las materias primas, incremento de las presiones inflacionistas, interrupción de las cadenas de suministro, aumento del gasto social para los refugiados y aumento de la pobreza. El daño económico global de esta guerra será devastador».

En su informe, la OCDE también presenta un panorama desolador si la guerra se prolonga mucho más: «el crecimiento mundial podría reducirse en más de un punto porcentual, y la inflación mundial aumentar en cerca de 2,5 puntos porcentuales en el primer año completo tras el inicio del conflicto. Estas estimaciones se basan en el supuesto de que las perturbaciones de los mercados financieros y de productos básicos observadas en las dos primeras semanas del conflicto persistan durante al menos un año, e incluyan una profunda recesión en Rusia, con un descenso de la producción de más del 10% y un aumento de la inflación de cerca de 15 puntos porcentuales».

Y si las importaciones de energía de Rusia se reducen en un 20%, ya sea mediante sanciones o contra sanciones, se reduciría la producción bruta de las economías europeas en más de un punto porcentual, con diferencias significativas entre países.

La consultora de gestión McKinsey también predijo resultados desagradables para las economías europeas, en particular. En el escenario esperado por McKinsey, en el que el fin de las hostilidades está a la vista en la segunda mitad de 2022 y las sanciones no se extienden al sector energético (de modo que las exportaciones de energía de Rusia a Europa siguen fluyendo), McKinsey calcula que el crecimiento del PIB en la eurozona y Alemania se estancaría en 2022, pero luego se recuperaría hasta el 2,1% en 2023 y el 4,8% en 2024. Eso ya es bastante malo, pero si se produce un conflicto prolongado que intensifique la crisis de los refugiados en Europa Central y si los países occidentales y Rusia amplían aún más las sanciones, provocando el cierre de las exportaciones de petróleo y gas de Rusia a Europa; entonces la eurozona entraría en recesión en 2022 y 2023, liderada por Alemania.

Y al igual que la Gran Recesión de 2008 —y la caída de la pandemia de COVID en 2020— dejó «cicatrices» a largo plazo en las economías capitalistas, el conflicto entre Ucrania y Rusia está añadiendo más daños. La «globalización» (la extensión del comercio mundial y los flujos de capital) fue una importante contra-tendencia para las economías imperialistas a la caída de la rentabilidad del capital productivo a nivel nacional en las dos últimas décadas del siglo XX. Pero la globalización, la expansión de los flujos de capital y el comercio imperialista sin trabas, se tambaleó en el siglo XXI y, bajo el impacto de la Gran Recesión, se revirtió. La rentabilidad mundial cayó a mínimos históricos. Esta es la causa subyacente de la intensificación de las crisis económicas y los conflictos geopolíticos en las últimas dos décadas.

Y ahora que esta guerra aparentemente «regional» que se ha revolucionado hasta convertirse en un problema mundial, podría alterar fundamentalmente el orden económico y geopolítico global a medida que el comercio de energía se desplaza, las cadenas de suministro se reconfiguran, las redes de pago se fragmentan y los países se replantean las tenencias de divisas de reserva. Después de los aranceles proteccionistas de Estados Unidos del período de Trump contra China, México y Europa, ahora existe esta mayor tensión geopolítica, que eleva aún más los riesgos de fragmentación económica, especialmente para el comercio y la tecnología.

Luego está la deuda. La pandemia del COVID-19 coincidió con un nuevo y rápido aumento del endeudamiento empresarial. El endeudamiento de las empresas ya había aumentado en todo el mundo desde 2007, pero la crisis de la pandemia ha provocado un nuevo y fuerte incremento. El endeudamiento de las empresas estadounidenses aumentó un 12,5% entre 2018 y 2020, mucho más que el aumento de toda la década anterior a la COVID-19. El gráfico siguiente muestra la deuda en % del PIB.

Ahora la caída del crecimiento de la producción, incluso la recesión, el debilitamiento de la inversión y la menor rentabilidad de las empresas, junto con el aumento de la inflación, amenazan con provocar quiebras generalizadas entre los «zombis» y los «ángeles caídos» de las empresas. Esto hace que los planes de los bancos centrales de subir los tipos de interés para controlar la aceleración de la inflación sean, como mínimo, difíciles, y como máximo, imposibles. Un reciente análisis empírico considera que «cuando el nivel de endeudamiento de las empresas es suficientemente alto, una política monetaria contractiva incluso aumenta la inflación», lo que recuerda el episodio de estanflación de los años 70 tras las «crisis» del petróleo de entonces. El documento concluye que «nuestro trabajo sugiere que la política monetaria no será eficaz para reducir la inflación suavemente hacia un aterrizaje suave. Esto significa que los bancos centrales tienen que elegir, en última instancia, entre generar una recesión, con quiebras significativas, o aceptar que continúe la estanflación.»

El economista «liberal» Wolf, está profundamente preocupado. «Está naciendo un nuevo mundo. La esperanza de unas relaciones pacíficas se está desvaneciendo… Nadie sabe lo que va a pasar. Pero sí sabemos que esto parece ser un desastre… La combinación de guerra, choques de oferta y alta inflación es desestabilizadora, como el mundo aprendió en la década de 1970. La inestabilidad financiera parece ahora también muy probable. Parece seguro un prolongado episodio de estanflación, con grandes efectos potenciales en los mercados financieros». A largo plazo, es probable la aparición de dos bloques con profundas divisiones entre ellos, así como una aceleración de la globalización y el sacrificio de los intereses empresariales a la geopolítica. Incluso la guerra nuclear es, por desgracia, concebible».

Wolf afirma que esta guerra es una batalla entre las fuerzas de la «democracia» (representadas por la OTAN) y las fuerzas de la «autocracia» (representadas por Rusia y China). Esto no tiene sentido: ¿dónde encaja en esta categorización el aliado de la OTAN, Arabia Saudí, o la dictadura militar de Egipto, o la autocracia del miembro de la OTAN, Turquía? En cambio, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha puesto de manifiesto las crecientes contradicciones en la economía capitalista mundial entre las potencias imperialistas, por un lado, y los países que intentan resistirse a las políticas y la voluntad del imperialismo.

La jefa del FMI, Georgieva, declaró que «vivimos en un mundo más propenso a los choques». Sí, los choques han llegado con fuerza en el siglo XXI. Georgieva continuó: «Y necesitamos la fuerza del colectivo para hacer frente a los choques que se avecinan». En efecto. Pero no es la voluntad colectiva de las potencias capitalistas la que puede hacer frente a estos choques: han fracasado en lo que respecta al cambio climático; en la prevención y detención de la pandemia del COVID; y en el fin de la pobreza y el mantenimiento de la paz mundial. En cambio, todo dependerá de la voluntad colectiva de los trabajadores organizados.

Fuente original: Ukraine-Russia: like an earthquake