Foto. Jesús Fernández Naves durante un mitin en Vitoria en el año 1986. / Eduardo Argote.

Compartimos el archivo de audio, y la transcripción realizada por Juanjo Vallejo para porelsocialismo.net, del vibrante discurso de Jesús Fernández Naves, el 5 de Marzo de 1976, en los funerales celebrados en la Catedral Nueva de Vitoria por los trabajadores asesinados el 3 de Marzo.

Toma la palabra Jesús Fernández Naves:

«Compañeros, (aplausos) dos advertencias para leer lo que tengo que leer, en nombre de todos los los trabajadores y del pueblo de Vitoria.

La primera es que muchos hemos venido aquí para orar, pero también muchos hemos venido porque es el único medio que tenemos para reunirnos, (aplausos y gritos de aprobación).

Y queremos aprovechar, tenemos que aprovechar este momento, para seguir marcando unas consignas. Porque pensamos cuando salimos a este conflicto que el problema era justo. Lo seguimos pensando y lo seguiremos pensando hasta el final (aplausos).

La segunda advertencia es para los familiares. Todos comprendemos el profundo dolor, que no se puede explicar, que tienen que sufrir los familiares de estos compañeros.

Pero también queremos decirles, que estos son hermanos nuestros, estos muertos son nuestros, son de todo el pueblo de Vitoria (aplausos).

En este acto se está manifestando que solamente un puñado, muy pocos. Un puñado de patronos, son los que se excluyen de este amor, de esta unidad (aplausos) que aquí se está demostrando.

Estos compañeros han muerto por lo mismo que nosotros hemos luchado y estamos luchando:

  • Por 5.000 pesetas aumento igual para todos. (aplausos)
  • Por una jubilación decente y a los 60 años. (aplausos)
  • Por una enfermedad cubierta y segura.
  • Por unas mejores condiciones de vida.

Por todo lo que hemos planteado desde el primer día. Entonces queremos decir, que los únicos responsables de este atropello son ese puñado de patronos (aplausos) con las autoridades que han cumplido ordenes de ellos mismos (aplausos).

Las comisiones representativas de estas luchas pensábamos plantear al empezar este funeral que si estaban las autoridades saldríamos todos. Porque no se puede compaginar y estar llorando en el mismo lugar los asesinados y los asesinos (aplausos).

A nivel nacional se está diciendo que esto es obra de cuatro agitadores y que… (Ruido y apelaciones -¡Mentira! ¡Mentira!-).

Es cierto que hay autoridades a nivel provincial que están pidiendo justicia y clarificación para los responsables de estos asesinatos (aplausos), nosotros pedimos un juicio popular a todos los responsables de estos asesinatos (aplausos y gritos).

Nosotros pedimos la dimisión inmediata de las autoridades que han sido responsables(aplausos y abucheos) …y queremos decir que el pueblo, desde el primer día como el último día, como el miércoles, allí iba con las manos en los bolsillos. Los únicos responsables han sido las fuerzas del orden público (aplausos y gritos -¡es cierto!-) que también pedimos su disolución.

Y termino compañeros leyendo un escrito que hemos hecho las comisiones representativas:

Compañeros ya basta, ya basta tanta miseria, explotación, terror y mentira. Pedro María, Romualdo, Francisco, vuestra sangre no será inútil, vuestros asesinos no quedaran sin castigo, habéis creído en la lucha que un día (aplausos) conducirá a nuestra liberación.

Es probable (aplausos), es probable que no seáis las últimas víctimas de una sociedad injusta y podrida, pero nosotros cogeremos la antorcha que ahora dejáis y seguiremos camino adelante. Adelante hasta la meta (aplausos).

Ahora nosotros desde aquí hacemos un llamamiento a los trabajadores y a todo el pueblo de vitoria: la huelga general debe de continuar y nos debemos unir a la convocatoria de huelga general convocada para el lunes en todo el País Vasco (aplausos y gritos de apoyo).

Es necesario, es necesario prolongar nuestro combate hasta ese día para frenar los recursos de asesinos de un puñado de explotadores, para conseguir la libertad de nuestros compañeros actualmente detenidos (aplausos)