Juanjo Vallejo

Este pasado miércoles 3 de marzo (2021), compañeros y compañeras de Elkarrekin Podemos IU, nos reunimos en torno al monolito dispuesto en la plaza 3 de Marzo de Vitoria Gasteiz para conmemorar el 45 aniversario del asesinato de cinco trabajadores a manos de la policía. También, para pedir justicia, reparación por estos hechos y el final de la impunidad.

Hoy como ayer, la unidad de los trabajadores frente a los retos que estamos viviendo: afrontar la pandemia con el mínimo de muertes, fortalecer los servicios públicos y hacer frente a una patronal y poderes económicos, que una vez más, quieren descargar los efectos de la crisis en las espaldas de la clase trabajadora y los sectores más desfavorecidos de esta sociedad, para garantizar sus privilegios presentes y futuros.

Los dirigentes sindicales y políticos de la izquierda, tienen que ponerse al frente de está titánica tarea con un programa claro y compartido (derogación de la reforma laboral, reversión de las reforma de las pensiones, subida del salario mínimo…), para exigir al gobierno de coalición que gobierne para la mayoría de la sociedad y no para una minoría.

Si esto no ocurre. Si no se ponen al frente en unidad de acción, lo intentaremos desde abajo hasta que lo consigamos.

En este 45 aniversario, tenemos que lamentar la ausencia de Jesús Fernández Naves -dirigente del 3 de Marzo-, fallecido en enero de este año.

Como homenaje hemos querido transcribir y compartir el vibrante discurso de Jesús Fernández Naves pronunciado el 5 de marzo de 1976 en el funeral de los trabajadores asesinados del 3 de marzo en la catedral nueva de Vitoria. Las palabras de Jesús reflejan los motivos de la movilización y su nexo con la lucha contra el régimen: La defensa del derecho de huelga, asociación y manifestación; unida de forma inseparable a la lucha por los derechos laborales y sociales.

Discurso de Jesús Fernández Naves en el funeral por los asesinados el 3 de marzo

Galería

Acompañamos con fotos del autor esta pequeña crónica. Foto con la ofrenda floral de compañeros y compañeras de Elkarrekin Podemos en el Monolito de recuerdo a los asesinados; en la plaza del 3 de Marzo de Vitoria; en la iglesia de San Francisco de Vitoria; con las fotos de los trabajadores asesinados; el lugar donde se estaba celebrando la asamblea de trabajadores ese día y donde la policía forzó su salida a tiros con más de 100 heridos de bala; en un gran mural dedicado a la lucha del 3 de Marzo; y en el monumento homenaje a las mujeres que en las huelgas previas al 3 de marzo, se encargaban de recoger comida para las familias de los huelguistas, así como de ollas comunitarias.